Características de un seguro a todo riesgo con franquicia

viernes, 3 de agosto de 2012

Si lo que nosotros queremos es conducir tranquilos y contar con una póliza completa pero sin renunciar al ahorro, una interesante opción es plantearnos contratar un seguro a todo riesgo con franquicia.

En comparación con la modalidad a todo riesgo normal o sin franquicia, en este caso contratar una franquicia es que el costo de la prima se reduce notablemente, sobre todo en la cobertura por daños propios, pero por este mismo motivo no es aconsejable a aquellos que sufren frecuentemente accidentes, aunque sean de carácter leve.
En cambio, los seguros a todo riesgo con franquicia son totalmente recomendados a aquellos conductores que son propietarios de coches de lujo con pólizas de mucho valor o las personas, que nunca tienen accidentes y creen que no los tendrán, es decir, para aquel que durante todo el año no llevan su coche a ninguna reparación por daños propios.


No debemos olvidar que en cuanto a las coberturas son las mismas que en las de todo riesgo, la diferencia la encontramos cuando al pagar la indemnización, el asegurado deberá pagar una parte fija de los gastos por daños producidos a su coche.

La compañía y el asegurado comparten los riesgos. Lo importante es el importe fijo de la franquicia, porque cuanto mayor sea menor será la cuota de la prima a pagar. Está teniendo mucha aceptación debido a que incorpora el Seguro a Todo Riesgo con una prima económica.

Este sistema no es aplicable a todas las coberturas del seguro, algunas compañías sólo lo aplican en los daños propios, aunque otras también lo hacen en las de robo o incendio.
 

Entradas populares